lunes, 22 de noviembre de 2010

De Ser y parecer defensores de la vida



De Ser y parecer defensores de la vida

Paradigmático el caso de Mary, una adolescente desesperada que se había quedado embarazada y sufría fuertes presiones para abortar. Durante semanas buscó ayuda, sin saber a quién dirigirse. Al hablar con ella y preguntarle por qué no había acudido a una amiga que colaboraba fervorosamente en una asociación pro vida, respondió: "Imposible. No puedo hablar con ella sobre estos temas. Sería un escándalo para ella. Nuestra amistad acabaría".




2 comentarios:

Hilda dijo...

Increíble, es que o defiendes la vida o no lo haces y para hacerlo no necesitas juzgar, necesitas apoyar.
Saludos. Hilda

Marta Salazar dijo...

así es...