lunes, 16 de enero de 2017

Trump: "...lo que hice fue aprovecharme del sistema legal"


En su libro ¡Crear o morir!, Andrés Oppenheimer habla de una entrevista que hizo a Donald Trump para CNN. Como el libro es del 2014, el periodista explica que Trump es "el magnate que en 2012 aspiró brevemente a la candidatura republicana" (pág. 60). A la candidatura presidencial republicana, claro.

Explica Oppenheimer que Trump había ido a Miami a promocionar la compra, por 200 millones de dólares, de un destartalado hotel y un campo de golf, para renovarlos y convertirlos en un destino turístico super exclusivo" (pág. 61).

Oppenheimer cuenta que se preparó para realizar la entrevista leyendo sobre Trump y había leído que su trayectora "estaba poblada de fracasos" y que "varias de sus empresas se habían declarado en bancarrota". Que su línea aérea "Trump Airlines" había fracasado estrepitosamente -dice-. Como también "una marca de vodka que no logró sobrevivir mucho más allá de su lanzamiento".

En el marco de una entrevista sobre la burbuja inmobiliaria, cuando el entrevistador le preguntó qué había aprendido de sus fracasos, Trump "reaccionó con enojo". Describe así la escena: "Meneando la cabeza, al punto de sacudir la melena rubia que se cansaba de insistir ante la prensa que no era un peluquín, me dijo: 'Yo no fracasé para nada' ".

"'Pero usted se declaró en bancarrota tres veces...', repliqué de la manera más cordial que pude", le replicó Oppenheimer. A lo que Trump contestó al periodista: "No fueron fracasos, lo que hice fuea aprovecharme del sistema legal".

Si esto es digno de un presidente de Estados Unidos... Creo que no.


sábado, 14 de enero de 2017

Chile y su poca corrupción


Este video ha causado comentarios negativos de mis amigs chilen@s tan autocríticos. Lo que está muy bien, ya que nada hay peor que el patrioterismo o narcisismo nacionalista. Pero... creo que también hay que ser un poco realistas y, en esta línea, les puedo decir lo siguiente:

Chile es perfectible y le falta mucho; pero 1) hay que reconocer los errores para corregirlos (por ej. los últimos cometidos durante el gobierno de Bachelet) y 2) ser realista para reconocer los logros (después de todo, Chile está, creo que en el número 17 del mundo en la lista de no-corrupción) y 3) no desanimarse, ni caer en el pesimismo cultural del "no se puede".

Saludos y a seguir adelante :)




lunes, 28 de noviembre de 2016

Buenos policías (Carabineros), malos jueces y abogados

Hay un slogan populista que es igual en todo el mundo: los policías son buenos y son cercanos al pueblo... Los jueces, fiscales y abogados en general son elitistas, lejanos al pueblo y malos
En mi columna de agosto pasado, Hacer justicia por la propia mano, en Chile de hoy, me referí a este tema, pero circunscrito a Chile. Sin embargo, es un fenómeno global, auspiciado por medios que se leen en todo el mundo y se copian unos a otros; pese -oh paradoja- a que sus adeptos generalmente están contra la globalización.
Hay mucho de clasismo en este slogan. Los pobres -en Chile, los Carabineros- son todos buenos. Me alegra mucho que en Chile exista un gran respeto por la policía uniformada. Respeto que -no me cabe duda- es merecido. 

Ese respeto se verá socavado si se intenta hacer justicia por propia mano y no confiar en las instituciones republicanas, de las que Carabineros forma parte. A estos grupos, ahora les conviene alabar a la policía; pero, por lo visto en otros países, llegará un momento en que se pondrán también en contra de Carabineros. 
Lo que no debería significar que ese respeto se transforme en un desprecio de la Justicia. Paradojalmente, la gente que elogia a Carabineros y desprecia al Poder Judicial es generalmente contraria a Bachelet. Es paradojal, ya que Carabineros depende del Poder Ejecutivo, esto es, del gobierno y el Poder Judicial es independiente del gobierno de turno… Para mí es esto una muestra más del populismo de este argumento.
Estamos frente a un bashing de la justicia, que temo que se hará mucho más fuerte después de la elección de Trump.
Obviamente, se puede criticar una decisión judicial. Los mismos fiscales y abogados la critican y por eso, apelan a un tribunal superior, interponen recursos de todo tipo. Se puede criticar su lentitud (nunca tan lenta como en Italia), su burocratismo, etc., etc.
Lo que no se puede hacer es poner en duda sus sentencias. Ni la imparcialidad de los jueces. Si hubiera una duda acerca de su imparcialidad, se hacen ver las causales de implicancia o recusación[1].

Lo que hacen los populistas es presentar al poder judicial como corrupto en general, alejado del pueblo que ellos representarían. No las autoridades elegidas en elecciones, sino ellos mismos. Salvo que ellos hayan sido elegidos en elecciones, como es el caso de Trump, de Orbán (Hungría) y del PiS en Polonia o del Presidente checo, un populista de izquierda. En este punto -como en muchos otros- los populistas de derecha y de izquierda no se diferencian.
Poner en tela de juicio las sentencias judiciales equivaldría a minar el estado de derecho y con ello, los cimientos de nuestra sociedad occidental. Después de todo, es eso precisamente lo que pretenden los populistas.
Hacerlo significa que yo me convierto en jueza de los jueces. Que yo decido acerca de su rectitud como personas, como jueces y además, juzgo sobre sus sentencias. Alguien, el pueblo, el vulgo, los miembros de los partidos populistas, ellos deciden si una sentencia es apropiada o no.
Es más, mejor sería si no hubiera sentencia. Si la policía, los Carabineros, pudieran castigar, mediante golpes, detención preventiva o no, a los delincuentes o a los supuestos delincuentes,
O, más bien, por qué no, que el mismo pueblo pueda lynchar a los delincuentes. Así, sin debido proceso, sin degensa… Si total, el pueblo sabe siempre lo que es lo correcto. De ahí a los tribunales populares hay sólo un paso. Justo ahora que se murió Fidel Castro, pienso en los tribunales populares cubanos…
En mi columna citada sostengo que “hacer justicia por la propia mano es absolutamente contrario al estado de derecho. Todos esos memes, esos comentarios, las opiniones que vemos y leemos en las redes sociales y que llaman precisamente a castigar directamente al presunto delincuente, sin recurrir a la justicia, que sería desastrosa e injusta ha contribuido a este intento de conculcación del imperio de la ley. Esto, ya que los tribunales no harían bien su trabajo. Las campañas de desprestigio de la justicia han llegado, en Chile, a niveles intolerables”.
Hace un par de semanas, una amiga me envió un meme (mim) desde Chile: “Carabineros los detiene y jueces corruptos los dejan en libertad”[2]. El mim expresa exactamente lo que critico. No deja de ser curioso que sea del movimiento nacional socialista chileno… que debe tener cinco adherentes; pero… Muchas cosas empiezan muy chicas y después, nos arrepentimos no de haberle dado más importancia y de haberlos combatido desde un principio. Combatido por la vía democrática, claro. No somos matones, ni nos ponemos en el mismo lugar de ellos.
Sí, existe el error judicial. Los jueces se pueden equivocar. Entre paréntesis, su existencia es uno de los argumentos para no aceptar la pena de muerte. Curiosamente, la misma pena de muerte que los populistas de todo el mundo pretenden reintroducir (Erdogan) en sus legislaciones o bien conservar.

Una cosa (legítima) es “estar chata” como me dice una amiga, con la delincuencia y otra cosa muy distinta es quitar legitimidad a quienes deben combatir la delincuencia. Sin duda, el camino correcto es fortalecer las instituciones, el estado de derecho, y también, prevenir. Pero sin estigmatizar, sin profilngs en que se pre-juzgue a gente pobre o más morena. Recuerdan el artículo de Joaquín García-Huidobro 
Halloween & Jálogüin
Sobre la prevención, sería bueno que los chilenos captaran que ellos, como miembros de la OECD, ya no pueden seguir jugando a la república bananera y que hay que implementar muchos programas de prevención de la delincuencia, la criminalidad, la prostitución y la drogadicción. No basta con andar diciendo bravuconadas tipo mans, sino realmente, ponerse las pilas, combatir y prevenir como país civilizado, esto es, dentro del estado de derecho y sin recurrir a consignas populistas.

[1] Código orgánico de Tribunales, art. 194.

[2] La imagen a la que me refiero: 


lunes, 14 de noviembre de 2016

Bernardo de la Maza sobre Donald Trump


Excelente comentario sobre Trump de Bernardo de la Maza (super prestigioso periodista de materias internacionales chileno) sobre el caso Trump. Lo único es que le habría puesto otro título al video. Se los recomiendo y les pido que pongan likes y lo compartan.



La derecha es ua nueva izquierda


Hoy comienza en Londres el proceso contra el asesino de la diputada birtáncia laborista Jo Cox.

Asesinada -durante una hora en que ella recibía a sus concoudadanos, en el marco de la campaña sobre el Brexit- el 16 de junio de este año, por un hombre de 52 años que, al momento de dispararle y acuchillara gritaba "Britain first!".

Sólo puedo decir: la derecha europea es la nueva izquierda...


viernes, 11 de noviembre de 2016

Algunos hombres...


Una de las cosas que más me sorprende de algunos "buenos católicos", de familias tradicionales, que defienden a Trump... por a, b ó c razones... Es que parece que les da lo mismo que Trump tenga cinco hijos con tres mujeres distintas... Ellos que tanto defienden la familia... Me extraña... me extraña mucho que no lo sepan o que les dé lo mismo.

Una teoría más arriesgada sería sostener que ellos se identifican con Trump, también en este punto... No, no digo que ellos tengan hijos con varias mujeres. Lo que piensa una amiga -ayer estuvimos conversando y me lo comentó- es que algunos de estos hombres, en realidad, admiran a Trump por esto de los muchos hijos y del éxito extramarital... Que es una admiración medio platónica.

No creo que haga falta comentar más...


jueves, 15 de septiembre de 2016

Matrimonio y adopción homosexual. La carta de Joaquín Lavín León


Impresionante la carta del hijo de Joaquín Lavín en La Tercera (17 de junio de 2016). Me da qué pensar. La pueden leer aquí: Matrimonio y adopción homosexual

Señor director:

Comparto que la familia es la base de la sociedad y el núcleo de apoyo que toda persona necesita, por lo que es indispensable protegerla. En la sociedad actual el concepto de familia va más allá de la unión entre un hombre y una mujer, por lo que debemos asumir la existencia de distintos tipos de familia, incluyendo aquellas construidas por parejas del mismo sexo.

El matrimonio, más allá de un rango de beneficios civiles, da a la pareja un reconocimiento social que refuerza a la familia y tiene un impacto positivo en el bienestar físico y mental de quienes la componen. Necesitamos construir una sociedad sin prejuicios ni discriminación, en donde las personas se sientan valoradas por quienes son, sin importar su apariencia, origen, ideología, nacionalidad u orientación sexual.

En el mundo hay miles de niños criados actualmente por homosexuales, en parejas o como madres o padres solteros. La investigación ha demostrado que las personas homosexuales no se diferencian de las heterosexuales en cuanto a habilidades parentales, y que sus hijos no muestran ningún déficit al compararlos con hijos criados por heterosexuales. Toda persona que cumpla con los requisitos exigidos y que acredite su idoneidad debería poder adoptar.

Joaquín Lavín León

Diputado UDI