domingo, 1 de febrero de 2015

A favor de la vida, pero de manera efectiva, con hechos concretos y no con palabras


Ayer (hace 14 horas), pregunté a mis amigos en Twitter cuál era el texto de la ley que el gobierno de Bachelet presentaría para reformar la legislación relativa al aborto.

Desde hace 17 horas, la única persona (de entre mis 1.802 followers y otros) que me ha respondido (hace ocho horas) es mi amiga y colega María Fernanda Soza ‏@FERNANDASOZA (que vive actualmente en EEUU, ni siquiera vive en Chile).

María Fernanda me envió este link a la página del gobierno de Chile, que contiene el mensaje de la pdta. Bachelet que acompana el proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo por tres causales.

Ayer, unos y otros, en Twitter y en Facebook, se lanzaban dardos recíprocamente; pero nadie fue capaz de enviarme el texto del proyecto de ley, salvo Fernanda, a quien se lo agradezco muchísimo, porque así sabemos de qué estamos hablando.

Antes que nada, quiero hacer ver que la palabra interrupción, que usa el texto (habla de estar "autorizado para interrumpir el embarazo"). Para mí, si algo se interrumpe, significa que esa acción se puede volver a realizar más adelante, esto es, que se puede retomar. Es algo que se suspende, por un tiempo. Sin embargo, todos sabemos que un embrazo no se puede interrumpir para retomarlo más tarde... Un aborto consiste en la terminación del embarazo con la muerte del ser humano en gestación. Esto hay que decirlo con todas sus letras. No a los eufemismos.

Tengo que aclarar que soy contraria al aborto. Y esto, en todos casos imaginables. Sólo hay uno de ellos en que aceptaría lo que se llama el aborto indirecto que, en realidad, no es aborto. Ver ¿Es Evelyn Matthei tan abortista? Y que conste que, por escribir el artículo citado, fui muy criticada por personas anti-aborto.

Sin embargo, pienso que es importante escuchar opiniones como la que nos recomendó la semana pasada una amiga (@twi_ester, en Twitter): La chilena que adopta guaguas muertas para devolverles la dignidad (Twitter account de la revista @eldefinido). Los invito a leer:

"Su propuesta fue la primera en lograr que de forma unánime, la bancada femenina estuviera de acuerdo con una reforma: despenalizar a las mujeres que abandonan a sus hijos en los hospitales. Tiene tres hijos vivos (una por parto natural y dos adoptados)".

Y más adelante: "¿Por qué las mujeres abandonan estas guaguas? Porque la adopción no estaba al alcance de su mano, porque durante todo el embarazo, durante todo el tiempo que ha estado relacionada con las instituciones de salud, nunca escuchó sobre eso, porque los asistentes sociales no le dejaron absolutamente claro que dar su hijo en adopción era la cosa más linda que ella podía hacer."

Se queja: "Hoy no tienes la opción, porque si tu lo matas lo paga el Estado, pero si tu no lo matas, el Estado no te ayuda a nada". No entiendo esa costumbre de escribir Estado y no simplemente estado.

No creo que sea un problema sólo del estado, ni un problema únicamente del estado, del cual los ciudadanos y la sociedad nos podamos desligar. No, salvar la vida de un nino, posibilitar que la mamá se quede con la guagua -o el papá, en su caso- o que la dé en adopción no es un tema estatal, no sólo estatal. La legislación tendría que hacerlo posible y no impedirlo o dificultarlo. Pero hay muchos otros aspectos en que todos nosotros deberíamos poner el hombro y ayudar -a través de instituciones y también a nivel personal- a salvar vidas de guagüitas no nacidas. Incluyendo un cambio moral en el sentido de no juzgar a la mujer embarazada "involuntariamente" por así decirlo; ayudar y no juzgar parece ser una de las claves.

Termino con una nueva propuesta de Bernarda Gallardo: "¿Qué propones si la víctima de violación queda embarazada? A las mujeres que están en conflicto con su embarazo, hay que ponerles un programa sicológico, de apoyo social, porque a lo mejor es su padre quien la violó, hay que darle contención, apoyo para que tenga autonomía económica y si tiene esas condiciones, que ahí decida qué hacer. Pero es poder decirle: te saqué a quien te maltrata, te reparé tu autoestima y te hice económicamente independiente, ahora decide si quieres la guagua o no. Pero nada de eso existe"."

Si me permiten contarles de mi experiencia europea (europea central y del norte). Esa -la que propone Gallardo- es exactamente la clave para reducir el número de abortos en una sociedad, Nuestras estadísticas europeas lo muestran cada ano. Eso es estar realmente a favor de la vida, pero de manera efectiva, con hechos concretos y no solamente con palabras.


2 comentarios:

frank.h dijo...

un problema mas que controversial. pues se entrecruzan aqui argumentos morales, cientificos, de derechos humanos, de libertad personal, religiosos... todos ellos tratando de ser mas importante que el otro. para mi, los argumentos de mas peso en este asunto son el de libertad personal y el moral. creo que la gravitacion de uno u otro varia a medida que el embarazo avanza. --- de todas maneras, interesante opinion la tuya, Marta. quizas escriba algo en mi muy dejado de lado blog. saludos!

Marta Salazar dijo...

Muchas gracias x tu comentario estimado Frank! Con mucho gusto, leeré tu opinión en tu blog...! Por el momento, sólo te puedo decir: me encantas las fotos y tus dibujos ;)